Dark

Light

Dark

Light

Scroll to top

Pelo quemado: ¿Cómo recuperarlo?

pelo quemado

¿Has notado que tu cabello se ha vuelto más áspero y luce sin vida o brillo? Puede que tengas el pelo quemado. Una falta de salud capilar no siempre se debe a un problema de alopecia, hay otras muchas causas que pueden afectar a su aspecto y vitalidad; una de las más habituales es el daño por calor.

El abuso de planchas y secadores, el uso de procesos químicos agresivos como la decoloración o someter al cabello a un impacto prolongado y directo del sol de forma habitual son las principales causas detrás del pelo quemado. Conocerlas es importante ya que en su mayoría son comportamientos habituales que, sin embargo, podemos evitar.

En clínica Inpylus no solo te ayudamos a solucionar todos tus problemas de salud capilar con soluciones personalizadas y a medida, también te damos consejos útiles para que aprendas a cuidar y a mimar tu pelo. Por eso, en este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre el daño por calor en el pelo y dos causas muy habituales que provocan el pelo quemado, la decoloración y el sol. Te contamos también qué hacer para que tu cabello se recupere y vuelva a la normalidad.

¿Qué es el daño por calor en el pelo?

Aunque no seamos conscientes de ello, en ocasiones nosotros mismos somos el origen de nuestro problema de salud capilar. Como ya explicamos en nuestro artículo sobre la alopecia por tracción, el abuso de ciertos peinados puede deteriorar la salud del pelo; llegando incluso a producir calvas. Del mismo modo, hábitos tan normales para algunos como el uso secador o las planchas para el pelo puede hacer que este se queme.

Concretamente, el pelo quemado se suele deber principalmente a tres causas:

  1. No proteger al pelo debidamente ante las altas temperaturas y de la exposición prolongada y directa al sol.
  2. El abuso de herramientas de calor para moldear el pelo (secadores, planchas para el pelo, tenacillas, etc).
  3. Recurrir a procesos químicos muy fuertes como la decoloración.

Generalmente, el daño por calor provoca que el pelo se vuelva progresivamente mucho más seco y quebradizo; aumentando también las puntas abiertas.

Pelo quemado por decoloración

La decoloración es un tratamiento químico que consiste en quitarle la melanina original al pelo para cambiarlo de color. Este es uno de los procedimientos más agresivos a los que podemos someter a nuestro cabello, especialmente si no es realizado por profesionales.

El pelo quemado como consecuencia de la decoloración puede deberse a una exposición prolongada a los químicos, a una mala proporción entre los volúmenes de agua oxigenada o una decoloración sobre una ya existente.

Como consecuencia, el pelo quemado por una decoloración es fino, débil, quebradizo y se cae con facilidad.

En este caso, la única solución es cortar el pelo ya que el daño se provoca en la fibra capilar y esta no puede repararse. Tan solo podemos tomar medidas para que se vea mejor.

Pelo quemado por el sol

Posiblemente alguna vez hayas notado que después del verano, especialmente si has ido mucho a la playa o la piscina, el pelo está menos sedoso. Esto se debe a que, al igual que la piel, el pelo también puede sufrir daños por el sol.

La alta exposición a los rayos UV puede reaccionar con los aminoácidos que se encuentran dentro de las cadenas de proteína del pelo. Esto conduce al desdoblamiento de las estructuras de proteínas, resultando en un pelo más débil y propenso al daño.

El daño por el sol también puede hacer que se elimine la capa lipídica que protege el exterior de la fibra capilar. Como consecuencia, el pelo se vuelve más áspero y difícil de peinar y desenredar.

El pelo quemado por el sol presenta cambios de color, pérdida de brillo y suavidad y más puntas abiertas.

¿Cómo recuperar el pelo quemado?

Si tienes el pelo quemado, hay diferentes alternativas que pueden ayudarte a recuperarlo o, al menos, a hacer que se vea mejor. Estas son algunas opciones:

  1. Corta las puntas: Ante un pelo dañado y con las puntas abiertas, la única opción es cortar todo el pelo dañado.
  2. Usa cremas y otros tratamientos para hidratar el cabello.
  3. Disminuye el uso de las herramientas de calor: Por ejemplo, secando el pelo primero con la toalla y al aire y utilizar el secador solo para un último repaso.
  4. Usa fundas de almohada de seda o satén: Las fundas de algodón aumentan la fricción de las hebras de cabello. Mientras, estos materiales pueden ayudarte evitarla.
  5. Protege a tu pelo del sol: Utiliza sombreros o ponte a la sombra en los días que sean especialmente soleados.

En clínica Inpylus te ayudamos a cuidar tu pelo. Si crees que puedes estar experimentando cualquier problema de salud capilar y te preguntas cuál es la solución adecuada, podemos ayudarte. Reserva ya una primera cita 100% gratuita y descubre qué le está pasando a tu pelo.

Contacta con nosotros

Compartir este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Suscríbete a nuestra newsletter

No haremos spam

Sigue leyendo

suscríbete a nuestro blog para recibir consejos

Subscríbete a nuestra newsletter

No hacemos spam