Dark

Light

Dark

Light

Scroll to top

Falta de sueño y alopecia: ¿Cómo afecta descansar mal a tu pelo?

falta de sueño

A muchas personas la alopecia les quita el sueño pero, ¿podría suceder también al revés? La falta de sueño puede tener graves consecuencias para la salud, incluida la de tu pelo. Dormir bien no solo es fundamental para tener energía y rendir en el día a día sino que también es imprescindible para que los procesos naturales de nuestro organismo sigan su curso y para combatir posibles problemas físicos y mentales.

El insomnio o la falta de descanso es uno de los principales desencadenantes del estrés y este problema de salud mental a su vez está muy relacionado con algunos tipos de pérdida de pelo como el efluvio telógeno (al que también se le conoce como caída de pelo por estrés, por cierto). Aunque no todos los especialistas muestran un consenso sobre que sea un desencadenante, el estrés también es considerado un agravante para la caída de pelo de origen autoinmune o areata; a la par, también puede desencadenar un trastorno que se conoce como tricotilomanía; que a la larga puede provocar una pérdida de cabello irreversible.

En definitiva, la falta de sueño puede ser fatal para tu pelo y un buen descanso es en muchas ocasiones justo lo que necesitas para empezar a presumir de melena. 

Por eso, en este artículo te explicamos cómo afecta descansar mal a tu cabello y su relación con la caída de pelo por estrés y te presentamos algunos tratamientos que te ayudarán a recuperar tu salud capilar.

¿Cómo afecta la falta de sueño a tu pelo?

Aunque no existe una correlación directa entre dormir mal y la alopecia, la caída del pelo es un fenómeno muy común y frecuente que aparece a en personas que tienen insomnio o problemas para descansar bien por las noches. Esto se debe a que no descansar lo suficiente afecta a nuestro ciclo circadiano, alterando el crecimiento normal de los folículos pilosos.

Además, al dormir se regulan los niveles de dos hormonas, el cortisol y la melatonina. Al cortisol se le conoce como la hormona del estrés y se reduce durante las horas de descanso. Por otro lado, la melatonina aumenta durante durante el sueño y cuenta con numerosos beneficios en el proceso de reparación de las células de nuestra piel y pelo.

Los altos niveles de cortisol del cuerpo, además de aumentar el estrés, también influyen en el crecimiento del pelo; haciendo que pase más rápidamente -o incluso de forma repentina- de la fase anágena (crecimiento) a la telógena (caída). Ese cambio repentino es precisamente lo que sucede cuando se produce un efluvio telógeno, en el siguiente punto profundizaremos más en este tema.

La relación entre dormir mal y la caída de pelo por estrés

Como comentamos en el punto anterior, la falta de sueño puede provocar un aumento de los niveles de estrés. Estos a su vez, pueden relacionarse con diferentes tipos de pérdida de pelo. Concretamente, el estrés puede influir en estos tres problemas de salud capilar:

  1. Efluvio telógeno: Lo que comúnmente asociamos a la caída de pelo por estrés. Se trata de un problema reversible que sucede cuando muchos folículos pilosos entran en fase de reposo como consecuencia de un pico de estrés prolongado. Lo habitual es que se produzca de forma puntual, lo que se conoce como efluvio telógeno agudo, y que el pelo perdido vuelva a crecer con normalidad tras pasar por su fase de reposo. Si el problema se prolonga en el tipo pasaría a ser un efluvio telógeno crónico, una afección más seria que puede provocar una alopecia difusa de forma permanente.
  2. Alopecia areata: Actualmente no existe un consenso sobre si el estrés puede ser un factor desencadenante de este tipo de alopecia de origen autoinmune aunque sí que está claro que puede agravar los síntomas. Este tipo de pérdida capilar se caracteriza por la aparición de pequeñas calvas redondeadas y dispersas por todo el cuero cabelludo aunque en casos más graves puede acabar provocando la calvicie total.
  3. Tricotilomanía: Se trata de un trastorno psiquiátrico que puede aparecer como consecuencia del estrés y que lleva a las personas que lo sufren a arrancarse su propio pelo. Si se prolonga en el tiempo, puede acabar dañando los folículos de forma permanente; dando lugar a zonas sin pelo.

Tratamientos para recuperar tu salud capilar

La primera recomendación para empezar a recuperar tu salud capilar es que intentes solucionar tu falta de sueño pero a veces, tomar medidas para acabar con el insomnio no es suficiente para que tu pelo pueda volver a ser el de antes.

En estos casos, lo mejor es ponerte en manos de profesionales como los que trabajan en la clínica Inpylus. Nuestros especialistas en salud capilar analizarán tu caso concreto para determinar las causas reales detrás de tu problema y te propondrán las soluciones más adecuadas.

Dentro de los tratamientos más habituales para recuperar la salud capilar está el uso de soluciones farmacológicas adaptadas a las necesidades de cada paciente, el apoyo mediante el plasma rico en plaquetas o PRP capilar para aportar un extra de nutrientes a los folículos pilosos o el uso del láser de baja potencia o LLLT para estimular su actividad.

Si te interesa, reserva ya tu primera cita 100% gratuita en la clínica Inpylus y ven a conocernos. ¡Te esperamos!

Contacta con nosotros

Compartir este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

No haremos spam

Sigue leyendo

Diagnóstico Online Diagnóstico Online