Dark

Light

Dark

Light

Scroll to top

Alopecia universal: Definición, diagnóstico y tratamiento

alopecia universal

La alopecia universal es la manifestación más extrema de un problema de alopecia areata. Esta, puede manifestarse en cualquier momento de la vida y tanto en hombres como mujeres y se caracteriza por afectar a todo el pelo del cuerpo.

Es decir, las personas afectadas por la alopecia universal no solo pierden el pelo de la cabeza sino que este problema de salud capilar también puede llegar a afectar a las cejas, a las pestañas y al resto de vello.

Este tipo de alopecia es de origen autoinmune y puede deberse a numerosas causas. El folículo piloso no es destruido por lo que, potencialmente, el pelo perdido puede volver a crecer. Sin embargo, es importante aclarar que no existe un tratamiento único y definitivo para solucionar este problema de salud capilar. Aunque, hay ciertas alternativas que pueden probarse para favorecer que el pelo vuelva a crecer.

En este artículo respondemos las principales dudas sobre la alopecia universal. Explicamos qué es, cómo evoluciona se diagnostica y qué podemos hacer ante este problema.

¿Qué es la alopecia universal?

La alopecia universal es un tipo de pérdida de pelo de origen autoinmune. Esta patología se corresponde con una manifestación extrema de alopecia areata, un tipo de alopecia en la que la pérdida de cabello se produce por zonas (generalmente circulares) y que puede ir aumentando progresivamente. En el caso de la alopecia universal, la caída ha afectado prácticamente todo el pelo y vello del cuerpo; además de a las cejas y a las pestañas.

Este problema de salud capilar puede afectar tanto a los hombres como a las mujeres y manifestarse a cualquier edad. Se corresponde con una alopecia no cicatrizal, los folículos pilosos no se destruyen; simplemente pierden su capacidad para que el pelo pueda crecer.

La alopecia universal se asocia con un problema de origen autoinmune, las propias células del sistema inmunológico del paciente atacan a sus folículos pilosos inutilizándolos. Por ello, generalmente este problema de salud capilar es desencadenado por diversos factores. Estos son algunos de los más señalados:

  1. Factores de origen genético, hereditarios.
  2. Problemas psiquiátricos o psicológicos.
  3. Algunos tipos de alergias.
  4. Problemas con el metabolismo.
  5. Enfermedades o problemas relacionados con el sistema endocrino.
  6. Problemas neoplásicos (células anormales que se multiplican sin control e invaden tejidos cercanos).

¿Cómo evoluciona y se diagnostica?

Como explicamos antes, la alopecia universal puede considerarse una evolución de la alopecia areata por lo que lo más normal es que el paciente no pierda el pelo de repente sino que empiece a notar los primeros síntomas de este problema de salud capilar.

Aunque hay muchas formas de alopecia areata el patrón de pérdida de cabello es bastante reconocible. Lo más frecuente es la aparición de varias áreas ovaladas y sin pelo por todo el cuero cabelludo. En las formas más graves, como es el caso de la alopecia areata total, esta pérdida evoluciona hasta ser generalizada. El siguiente grado sería la alopecia universal en la que el paciente, además de perder todo el pelo de la cabeza, también se queda sin vello en el cuerpo, las cejas y las pestañas.

La evolución de la alopecia areata es imprevisible y el paciente puede experimentarla durante meses o años. Del mismo modo, puede haber episodios de mejoría pero también puede estar activa durante largos periodos y que este pierda pelo de forma continuada y prolongada.

El diagnóstico de este tipo de alopecia ha de ser realizado por expertos en salud capilar como los que trabajan en clínica Inpylus. En una primera cita 100% gratuita nuestros profesionales harán un examen para determinar el tipo de alopecia que sufres y posibles soluciones.

¿Qué podemos hacer ante una alopecia areata universal?

Actualmente no existe una solución 100% efectiva para acabar con la alopecia areata, sea o no universal. Aunque, hay ciertos tratamientos que pueden servir de apoyo tanto para frenar la caída como para estimular el crecimiento del pelo de nuevo.

Una de las opciones más habituales es recurrir a tratamientos farmacológicos personalizados y ajustados a las necesidades particulares de cada paciente. Se incluyen también en ese punto las mesoterapias, infiltraciones en el propio cuero cabelludo.

Un tratamiento a descartar es, sin embargo, el trasplante capilar. Esto se debe a que realmente los folículos pilosos no han perdido su capacidad para producir pelo sino que son afectados por una respuesta autoinmune. Esto se traduce en que aunque se realice el trasplante para cubrir las zonas afectadas el pelo puede volver a caerse. Por eso, un diagnóstico certero es clave para saber cómo actuar.

¿Tienes alopecia universal? ¿Crees estar sufriendo las primeras etapas de una alopecia areata? ¡Podemos ayudarte! Reserva ya tu primera cita en clínica Inpylus y descubre qué está pasando con tu pelo y cuál es la mejor forma de actuar para recuperar tu salud capilar. ¡Te esperamos!

Contacta con nosotros

Compartir este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Suscríbete a nuestra newsletter

No haremos spam

Sigue leyendo

suscríbete a nuestro blog para recibir consejos

Subscríbete a nuestra newsletter

No hacemos spam