Dark

Light

Dark

Light

Scroll to top

Alopecia autoinmune: Síntomas, diagnóstico y tratamiento

alopecia autoinmune

La alopecia autoinmune, como su propio nombre indica, se produce debido a una respuesta autoinmune del cuerpo aunque sus desencadenantes específicos todavía no se han determinado.

A diferencia de otros tipos de alopecia es no cicatrizal, lo que significa que el pelo perdido puede llegar a crecer porque no se han destruido los folículos pilosos. No obstante, hoy en día todavía no existe una solución definitiva a este problema aunque sí que hay tratamientos que pueden llegar a controlarlo en cierta medida.

Como especialistas en salud capilar, en este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre la alopecia autoinmune. Te explicamos qué es, cuáles son sus causas y síntomas, cómo se diagnostica y cuáles son los tratamientos recomendados si sufres este problema de salud capilar.

¿Qué es la alopecia autoinmune?

La alopecia autoinmune es una enfermedad que provoca la pérdida de pelo en zonas dispersas del cuero cabelludo. Uno de los ejemplos más conocidos de este tipo de pérdida de cabello es la alopecia areata pero esta no es la única manifestación de este problema de salud capilar. Lo habitual es que se manifieste como pequeñas calvas redondeadas diseminadas por toda la cabeza aunque en algunos casos también puede darse en otras zonas del cuerpo y/o provocar la calvicie total.

Este tipo de pérdida de pelo no es muy habitual, se da aproximadamente en el 0,2% de la población mundial, y puede afectar a ambos sexos en la misma medida y a personas de todas las edades, siendo el tipo de alopecia más común en niños y niñas.

Se trata de una pérdida capilar no cicatrizal. Esto significa que los folículos pilosos no son destruidos en el proceso aunque pierdan su capacidad para hacer crecer el pelo.

¿Qué causa de la alopecia autoinmune?

Como su propio nombre indica, este tipo de pérdida capilar tiene un origen autoinmune. Esto significa que es el propio sistema inmunitario el que ataca a los folículos capilares. Estos pierden su capacidad de hacer crecer el pelo en ese momento pero no son destruidos.

A día de hoy los desencadenantes de este problema de salud capilar todavía no están claros aunque algunas voces apuntan a que el estrés, la toma de ciertos fármacos o la presencia de ciertos virus pueden estar relacionados. Por otro lado, otras enfermedades de origen autoinmune como la psoriasis o el lupus habitualmente también provocan este tipo de pérdida de pelo.

Síntomas de la caída de pelo de origen autoinmune

Lo habitual es que el único síntoma de la alopecia autoinmune sea la pérdida de pelo. No obstante, algunas personas sí que pueden experimentar una sensación de ardor o picazón antes de la caída.

Aunque apenas presente síntomas, este tipo de alopecia es muy reconocible por su patrón de caída habitual. Generalmente, comienza como uno o varios parches (de entre uno y cuatro cm) sin pelo. Como hemos comentado antes, normalmente se dan en el cuero cabelludo pero también pueden aparecer en la barba, las cejas, las piernas o cualquier otra zona con vello.

¿Cómo se diagnostica este tipo de alopecia?

Nuestros especialistas en salud capilar generalmente pueden diagnosticar un problema de salud capilar mediante la exploración del cuero cabelludo del paciente

Si es necesario, se pueden solicitar pruebas complementarias pero, por el característico patrón de caída que presenta este tipo de pérdida de cabello, normalmente es posible diagnosticarla con facilidad.

Tratamientos recomendados para este problema de salud capilar

Si tienes alopecia autoinmune es importante que sepas que no existe un tratamiento o técnica para revertir este problema de forma inmediata y definitiva

Técnicas como el trasplante capilar no están recomendadas en este tipo de alopecia porque realmente los folículos están sanos y no han perdido su capacidad para hacer crecer el pelo sino que están siendo atacados por el propio sistema inmunitario del cuerpo.

En muchas ocasiones, este problema se revierte por sí mismo y en otras, puede actuarse para controlar o frenar su avance. Algunos de los tratamientos que se utilizan para controlar el impacto de la alopecia autoinmune son las lociones o fármacos con corticoides y las micro inyecciones de triamcinolona. Otras soluciones también incluyen el uso de inmunosupresores y otros fármacos. No obstante, la valoración médica es fundamental en cualquier caso para pautar el tratamiento más adecuado.

Para solucionar cualquier problema de salud capilar lo mejor es ponerse en manos de los especialistas. Reserva ya tu primera cita 100% gratuita en la clínica Inpylus y descubre qué podemos hacer por ti. ¡Te esperamos!

Contacta con nosotros

Compartir este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

No haremos spam

Sigue leyendo

Diagnóstico Online Diagnóstico Online